sábado, 3 de mayo de 2014

Día de la Madre, inspiración y una caja para regalar ...

Una de las inspiraciones que tengo como madre no viene de una madre, sino ¡de una suegra!  

La historia de Noemi se encuentra en el libro de Rut.  El marido y los dos hijos de Noemí fallecieron.  Ella se quedó con dos nueras a su cargo.   Les dijo que volvieran a la casa de sus padres pues ella regresaba a su pueblo.  Las dos lloraron mucho, una en medio del dolor regresó a su casa.  La otra, Rut, no quiso, pues hizo una declaración preciosa, que encontramos en Rut, capítulo 1:16 y 17  

"Pero Rut le contestó:
— No me pidas que te abandone y que me separe de ti, pues iré adonde vayas y viviré donde vivas, que tu pueblo es mi pueblo y tu Dios es mi Dios.  Moriré donde mueras y allí seré enterrada. ¡Que Dios me castigue, si nos separa otra cosa que la muerte!"

Esta declaración en ocasiones es utilizada como ejemplo del amor de una mujer por su marido, es muy intensa y totalmente entregada.    ¡Pero fue la declaración de una nuera a su suegra!

Desde que leí esta historia, quedé impactada por el amor que Rut tenía por Noemí.  Ya he vivido suficientes años para saber que el amor no viene de la nada, es como una planta que tiene que ser cuidada, etc.  Si Rut sentía tanto aprecio por Noemí era porque Noemí le demostraba mucho amor, y era una persona con quien quería estar.  

Pensando en mis hijos, ahora adolescentes, la tomé como ejemplo.  Quiero ser el tipo de persona que atraiga la presencia de la gente, especialmente mis hijos.  Quiero que quieran estar conmigo.  Quiero pasar mis valores, mi visión de vida  a ellos... pero si no "les intereso", este objetivo me sería imposible. 

Voy alcanzando este objetivo, no por mí, pero por Jesús.  Aprendiendo de Él he sido capaz de tener un poco de todo lo que es Él.  La multitud Le seguía y quería estar con Él.  Yo le tengo como maestro y Señor de mi vida, y trato de imitarle en todas las facetas de la vida.  No siempre lo consigo, pero Él no desiste de mí.  Creo que la presencia de Jesús en mi vida y en mi hogar es lo que proporciona este ambiente de amistad, aprecio y amor los unos por los otros.  

Que en este Día de la Madre, seas tú quien de un regalo a tu familia.  Empieza tu camino en la presencia de Jesús, pidiéndole que te ayude a ser como Él.  Solas no lo podemos pero con Su ayuda y amor, sí, todo es posible.   Pronto verás la transformación ¡delante de tus ojos!

*** 
Mi madre me está visitando desde Brasil y este año tengo la posibilidad de ¡darle un regalo en persona!  Así que he puesto toda la leña en el asador e hice una cajita muy, pero que muy mona.  Os dejo unas fotos con alguna explicación.  

He decorado una caja de cigarros.  También puede ser otros tipos de caja, de galletas, etc. Como se va a forrar, se esconde cualquier imperfección. 

He cortado este marco con la Big Shot.  Allí mi madre podrá poner la foto de ella con su marido para un recuerdo del viaje. 

Abriendo la caja, veréis que también está forrada con papeles coordinados.  He puesto un bolsillo en la tapa para poner etiquetas o recuerdos del viaje. 

El mini-álbum también en papel coordinado.  He llenado con cartulinas también apropiadas para álbum y lo he encuadernado. 


Me encantan los colores ...

el mini más de cerca


Algunas imágenes más.
Espero que os haya gustado el proyecto, y espero que a mi madre también.  Ya os diré. 

Besos y disfrutemos de este Día de la Madre, con nuestra madre, como madre o celebrando las influencias de personas que han tenido este papel en nuestra vida, presentes o en recuerdos.