Páginas

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Galletas de queso



1 taza de almidón dulce
5 cucharadas sopera de queso parmesano rallado
1 cuchara sopera de mantequilla o aceite virgen extra
2 cucharadas soperas de leche
1 huevo
1 pizca de sal

Mezclar todo hasta que esté bien ligado y que no se pegue en las manos. Si es necesario, añadir leche o almidón para que obtener el punto exacto.
Hornear hasta que estén doraditas.
¡Así de fácil y rico, rico!

sábado, 6 de septiembre de 2014

Miedo ... ¿A quien recurrir?

Chicas, la vida nos depara muchas circunstancias, perdemos el control y el miedo nos inunda.  Todas pasamos por momentos de dificultad.  En estos momentos, ¿A quién recurres?


Pinterest
Personalmente yo me acerco a la Biblia, a sus promesas, a las palabras de Jesús ... y hasta hoy, habiendo pasado por muchas pruebas, puedo decir que Jesús merece mi confianza, porque nunca me ha decepcionado.  

Comparto el testimonio de Nataly que, por algunos problemas, se ha ausentado de nosotros.   Además, al final, podréis ver el video de una canción de Marcela Gandara. 

******
Me he ausentado un poco, chicas, pero he regresado. 

Este último año ha sido toda una aventura, con altos y bajos, falta de tiempo, problemas con la salud, un embarazo ... todo a la vez y he decidido dejar de participar de algunas actividades.   . 

Este último año he perdido a mi segundo padre, mi abuelo.  Una persona muy querida y especial en mi vida.  Se descubrió un cáncer repentino y sin tiempo para tratamiento; ya era tarde. 

Esta fue mi primera gran pérdida y al partir, se ha llevado un trocito de mi corazón.   Cinco meses después supe que estaba embarazada, todo iba bien hasta el tercer mes.  Tuve dolores y estuve siendo medicada, siempre me quedaba el miedo que todo eso pudiera traer algún problema en la formación de mi bebe. 

En resumen, fue un año donde se me hizo muy claro que no somos dueños de nuestras vidas, y no podemos controlar las circunstancias.  Cada día dependemos completamente del Señor. 

Cuando acepté que no podía controlar esas circunstancias, el primer sentimiento fue de miedo y un abatimiento en la fe.  Me di cuenta de cuánto necesitaba luchar contra mi propia naturaleza para buscar al Señor.  
Él nos promete ser una torre fuerte y un escondite en tiempos difíciles.  Este miedo me hizo buscar la verdad de Dios en la Biblia.  He encontrado consuelo en el Salmo 56:3 y 4.

Cuando siento miedo,
    pongo en ti mi confianza.
Confío en Dios y alabo su palabra;
    confío en Dios y no siento miedo.
    ¿Qué puede hacerme un simple mortal?



Me he apoderado de esta verdad durante mi embarazo.  Cada día parecía ser más largo, y la realidad de mi falta de control con relación a mis circunstancias se hacía aún más palpable. 

Me encanta una canción que dice: 
"Aunque malos rumores traten de vencerme, 
aunque la noche obscura parezca vencerme, 
puedo caminar contigo, mi Señor y Salvador.  
Así podré soportar la tinieblas que vengan a cercarme, 
estaré afirmado en este amor eterno, 
en las alas del Consolador volaré."


Después de esta etapa dificil, aquí estoy con mi bebe de 4 meses, viviendo feliz a su lado, sabiendo que todo lo ha hecho el Señor.  Ella es el relago que me sido concedido.  


Con esto me despido.  Ya tenía ganas de escribiros.  Espero que con estas palabras os haya animado a acogerse a la Biblia en momentos difíciles.  En ella encontramos todas las respuestas. 

Con mucho cariño, 


Nataly Alonso


*******

Y ahora os dejo con un video de Marcela Gandara, 
"Contigo quiero caminar"

Chicas, sí es posible tener una vida de libertad, sin miedos, dependiendo del Señor.  Empieza hoy una relación con Jesús, pidiéndole en una sencilla oración, pero con todo tu corazón.  

"Contigo quiero caminar, Señor"





miércoles, 3 de septiembre de 2014

¿Qué hacer con mi tiempo?

Algunas me dirán, ¡qué hacer con mi FALTA de tiempo!!!

Pinterest


Yo entiendo que muchas estamos muy ocupadas con la familia, con el trabajo fuera de casa, con las actividades sociales, la organización para el otoño, etc.

Me gustaría sugerir que puedes evaluar tus actividades y asegurarte que las prioridades están en orden.  La Biblia nos enseña que hay un orden en los enfoques de nuestra vida.

1º   Nuestra relación con Dios

2º   Nuestra relación con nuestro esposo o padres, si vivimos todavía en casa con ellos. 

3º   Nuestra relación con nuestros hijos

4º   Nuestra relación con nuestra comunidad en general (iglesia, amigos, clubes, etc)


Pinterest


Empieza una nueva etapa, con el otoño vienen las ganas de "cambiar las hojas", mejorar ...

Os invito a empezar por el nº 1:  ¿Cómo está tu relación con Dios?

En mi experiencia, desde que tengo esta relación con Dios, me resulta más fácil ordenar las otras áreas de la vida.  Él me ayuda a hacerlo.

Algunas ideas:

1) Aparta unos minutos al día para leer la Biblia.  Hay muchos materiales para ayudarte.  Hay devocionales, hay aplicaciones para el teléfono o tablet, hay Biblias comentadas.  Si necesitas ayuda para encontrar el material más adecuado para ti, déjanos un mensaje y trataremos de ayudarte. 

2) Habla con Dios.  Cuéntale todo lo que te preocupa.  Entrega en Sus manos todos tus problemas.  La Biblia dice:  "Entrega tu camino al Señor, confía en Él, y Él todo lo hará."    Una vez hayas entregado tus preocupaciones al Señor,  ejercita tu fe, agradeciéndole por la respuesta.

3) Escucha a Dios.  Nuestra relación con Dios es dinámica.  Nosotros Le hablamos, y Él nos habla a nosotros.  ¿Cómo?  A través de la Biblia, a través de alguna persona, en nuestros pensamientos, en alguna circunstancia ... basta querer oírle.   Hay que estar sintonizados para oírle.   Cuando Dios te habla, ¡lo sabrás!  Esta es mi experiencia.



Espero que podáis poner en práctica lo que os sugiero.  
¡Lo recomiendo!


sábado, 26 de julio de 2014

Pan de Queso Light de Licuadora


Pan de Queso Light de Licuadora



El pan de queso es un pan hecho con almidón de Yuca  y que exige mucho trabajo para amasar. Pero he recuperado esta receta que es muy fácil, pues se amasa usando la licuadora o el  Minipimer. Esta receta  es apta para los celíacos y para quien tiene alergia al trigo. Justo esta semana estoy  hospedando  a un amigo que tiene alergia al trigo, entonces resolví probar esta receta y compartirla con vosotras. Seguro que os encantará. El almidón de yuca se puede comprar en las tiendas latinas. En internet se encuentra un motón de tiendas en las que se puede comprar el almidón de yuca, el mejor es de la marca Yoki.  He utilizado el queso rallado de Mercadona para pasta. Para las medidas he utilizado una medida de 236 ml, pero puede ser la taza que tenéis en casa y medir los líquidos; lo único es que uséis la misma taza para medir líquidos y sólidos.
Ingredientes:
3  huevos
½ taza de aceite de girasol
1 taza de leche desnatada
3 taza de almidón agrio
½ cucharada de sal
1 paquete de queso rallado para pasta o queso parmesano.
Queso rallado grueso para decorar (2 cucharadas)

Modo de hacer:
Encender el horno a 180ºC. En el vaso de la licuadora poner los 3 huevos, la leche, el aceite y la sal. Batir por 1 minuto, añadir 1 taza de almidón de yuca y seguir batiendo. Añadir otra taza de almidón, batir y juntar la última taza de almidón y batir (si se ponen las 3 tazas de almidón a la vez será muy difícil poner la licuadora en marcha). Añadir el queso y mezclar con una cuchara de silicona o madera. Engrasar y enharinar  moldes de magdalena (usé los de Ikea). Llenarlos y decorar con el queso rallado grueso por encima. Introducir al horno y asar durante 30 á 40 minutos. El pan crece por encima del molde.
 ¡Buen Provecho!



“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” 

Proverbios 22.6

Los hijos son herencia del Señor, Dios nos brinda hijos para que los cuidemos y así a través del amor que les dispensamos a cada momento puedan aprender a amar y a cuidar de las personas que los rodean. Un niño aprende qué es amar cuando le cuidamos, cuando viene a nuestra cama por la noche y  les abrazamos y los retornamos a su camita en brazos, se siente seguro y aprende que tiene que cuidar y consolar a los que ama. El niño aprende  primero por  medio del relación que mantiene con sus  padres y después aplica estas enseñanzas a su entorno. Hoy sabemos que la carga genética es solo un 30% de todo lo que somos, otros 70% es aprendido con el ambiente. Me preocupaba mucho mi hija menor, de niñita noté que cuando lloraba se tragaba el lloro y me dolió mucho cuando lo vi  por primera vez a pocos días de nacida, oré por ella y pedí al Señor que nos  ayudara a cuidarle  para que aprendiera  a no tragarse todo… Aun ahora escribiendo estas líneas, me saltan las lágrimas…. Y pienso que Dios en su infinita misericordia nos ayudó… Ella en casa es conocida como "el solecito", porque tiene una linda sonrisa y ¡siempre está feliz!
Instruir en su camino es más que  educar, es tomar de la mano con amor y conducir cuando está aprendiendo a caminar… Es curar las pupas de las caídas con besitos y tiritas…. Es escuchar  con paciencia sus logros o fracasos después de un día de cole, a pesar de que el tiempo es escaso….. Es ayudar con amor y paciencia que aprendan a dormir solos en su cama aunque lloriqueen unos 15 minutos durante una semana que nos parece una eternidad… Es enseñar a probar varios alimentos, aunque entre la rabieta nos mantenemos calmados porque somos adultos y sabemos que están aprendiendo y todos cuando  estamos aprendiendo   podemos cometer fallos … Por esto Dios nos manda crecer y multiplicar. Necesitamos crecer como personas para aprender a educar. Y seguro que en muchos momentos fallaremos…. Pero siempre podemos pedir ayuda  y contar nuestro Dios!




sábado, 5 de julio de 2014

Celebrar más que en días especiales



Cuando era niña me encantaba revisar el aparador en casa de mi abuela. Allí ella guardaba las vajillas, los cubiertos y todas las cosas lindas para los días especiales. Eran dos vajillas inglesas, una con adornos azules y la otra con adornos rojos. Y cada una ya tenía futuras herederas: mi prima y yo. Eran un recuerdo de familia. 


Después, cuando me casé, mi abuela me regaló la vajilla roja. Pude usarla en algunas ocasiones pues siempre me ha gustado poner una mesa linda, con todos los detalles, una herencia de mi abuela y mi mamá. Pero seis años después nos fuimos del país y la vajilla quedó atrás. Aquí tengo ahora dos o tres piezas, como recuerdo de mis abuelos y también de mi infancia.

Un día mientras preparaba la cena, mexicana por cierto, me puse a pensar en por qué guardamos tanto las cosas para los momentos “especiales” de la vida. Y es verdad, hay momentos así, que meritan cosas especiales; pero como lo indica su nombre, por ser especiales son pocos. Son más los cotidianos, los de diario, los que damos por sentado pero que no sabemos cuándo terminarán. De modo que mientras terminaba la cena decidí que sacaría ese día cotidiano algunas de mis cosas especiales. ¿Por qué? Porque vale la pena disfrutar cada día como si fuera algo especial. En verdad lo es. Es una oportunidad de vivir, es una oportunidad de reír, de compartir juntos en familia, de disfrutar las bendiciones que Dios nos da.

A veces esperamos tanto a que llegue “ese momento” que la vida se nos va entre las manos. “Cuando te vengan buenos tiempos, disfrútalos…que el hombre nunca sabe con qué habrá de encontrarse después”, sabias palabras de un hombre que aprendió a valorar la brevedad de la vida, Salomón, y que puedes encontrar en Eclesiastés 7:14.  Cada día que el Señor nos permite vivir es un regalo. Estoy tratando de poner en práctica lo que aprendí leyendo el libro “Un millar de regalos” (One Thousand Gifts) de Ann Voskamp, una excelente autora canadiense. Te lo recomiendo.

En el mismo libro de Eclesiastés, Salomón nos da este otro consejo:

“Disfruta de lo que tienes en lugar de desear lo que no tienes; soñar con tener cada vez más no tiene sentido, es como perseguir el viento” (6:9).

Tenemos garantizadas solos las 24 horas que estamos viviendo. Cada día que amanecemos es un regalo, algo especial. ¡Y los regalos son motivos de celebración! Por eso ese día que les cuento, miré en mi propio aparador y saqué algunas de las bendiciones reservadas para días “especiales” y celebré un día normal.

En ocasiones no nos percatamos de que todo cambia cuando cambia nuestra perspectiva. Dios quiere que aprendamos a vivir dando gracias, disfrutando los momentos, la vida abundante… que no es abundancia de riquezas, como piensan algunos, es abundancia en el corazón. Cuando vivimos celebrando lo cotidiano, también cambia nuestra actitud.

Estamos en fin de semana, y seguro ya tienes planes; o tal vez no. De cualquier manera, antes de ninguna otra cosa, decide vivir esos días como lo que son, un regalo de Dios. Celebra con las bendiciones que has recibido, da gracias por lo que tienes y disfruta. Esa es la abundancia que trae Dios al corazón.

Por cierto, el Señor es tan bueno que la vajilla que tengo ahora también es un regalo de mi abuela que ya tiene 96 años pero sigue siendo una bendición para su familia. ¡Otro motivo para dar gracias y celebrar!

Vive la vida como Dios la diseñó,

Wendy

wendybello.com

sábado, 28 de junio de 2014

¿Separación?



Carta a una amiga:

¿Qué tal si empezáis de nuevo?
         Este es un momento donde tu relación está pasando por un momento muy difícil, está  pasando  por momento críticos, donde la separación quizás esté dentro de una de las posibilidad. Antes me gustaría reflexionar contigo.
         Te animo a derruir para después construir

Compromiso firme.
         Uno de los conceptos que se halla a veces ausente hoy en día al hablar del matrimonio, es el sentimiento de compromiso que se expresó en el día de la ceremonia con el intercambio de votos. Amar a alguien no es solamente un fuerte sentimiento, es una decisión, un compromiso, una promesa. Estoy convencida de que el compromiso que tengamos con Dios y el uno hacia el otro, es lo que mantendrá un matrimonio unido, incluso durante los momentos de dificultad. Si ese grado de compromiso es mayor que los problemas, éstos pueden resolverse. Pero si es débil, aun las pequeñas dificultades, desánimos y desilusiones nos pueden apartar.

Tiempo juntos
         No conformarse con el tiempo libre que queda, aprendamos a conocernos mutuamente y a experimentar unidad cuando tomemos el tiempo para compartir nuestros sentimientos, procuremos saber lo que el otro piensa, y disfrutemos de estar juntos. Pero para encontrar ese tiempo necesitamos tener bien claras nuestras prioridades. Dios creó la familia, y eligió que su Hijo naciera en una familia,  es importante tener presente que no es un invento de los hombres, nuestra pareja debe ser una prioridad sobre lo demás, nuestra familia. Es importante tener un tiempo planificado  para poder pasar tiempo juntos.

Comunicación efectiva
         A veces nos callamos para no herir a nuestro cónyuge y procurar ignorar nuestros sentimientos, pensando que nuestros problemas se desvanecerán. Esconder nuestros pensamientos y sentimientos debilita la unidad básica de la vida matrimonial, pues las dudas crecen en la oscuridad y los problemas se convierten en resentimientos que destruyen el amor. Sólo cuando hay apertura y honestidad podemos encontrar ayuda y felicidad.
         Pero tiene que haber la voluntad y el deseo de comunicarnos, aprendiendo a hacerlo en los distintos niveles. A veces lo logramos sólo en un nivel superficial, con los comentarios propios de la convivencia diaria. Avanzando un paso, compartimos lo que pensamos sobre distintos temas. Pero la comunicación significativa sólo se produce cuando compartimos nuestros sentimientos más profundos de una forma sincera y abierta, aunque algo más difícil porque involucra tanto riesgo como confianza: “¿Cómo interpretará lo que digo? ¿Me comprenderá? “ Para mantener una relación, es esencial expresar nuestros sentimientos para hallar la solución. Y no nos olvidemos que la comunicación no es solamente palabras, sino también a través de la expresión del rostro, la sonrisa amante, el toque cariñoso de la mano...

        Debemos magnificar lo positivo y minimizar lo negativo
         O sea, las virtudes que nos atrajeron mutuamente, y los rasgos negativos con que nos encontramos al casarnos. Esto no significa que no busquemos mejorar y ayudarnos a superar los rasgos negativos, pero no debemos permitir que éstos se conviertan en el centro de atención y preocupación.
         Cada cónyuge tiene dones y atributos que contribuyen al matrimonio, y cuando más reconocidos y respetados son estos, tanto más feliz será el matrimonio. La relación se fortalecerá al recibir y alentar las capacidades de cada uno.
         Debemos aprender a apreciar las diferencias en personalidad y percepción. Que los esposos consideren ciertas cosas desde puntos de vistas diferentes puede ser una gran ayuda para proporcionales una perspectiva más amplia. Recordemos que el matrimonio representa una relación complementaria. Esto implica armonizar dos distintas personas para mejorar a ambas Y al aceptar y apreciar lo que es el cónyuge, se llega a ser mejor de lo que hubiera podido ser solo. Las diferencias nos pueden apartar o pueden agregar una nueva dimensión, dependiendo de cómo las enfoquemos.
         Aprendamos el valor de afirmar lo positivo en el otro. Es un factor que contribuye a la cohesión en una feliz relación matrimonial, ayudándonos a que seamos más cariñosos, cuidadosos y generosos.

        Debemos gozarnos en la bondad y belleza del sexo.
         Querida amiga espero que estas reflexiones y pensamientos puedan ser un grano que contribuya a decirte que creo que puede haber esperanza para que vuestra relación pueda seguir avanzando.
         Con todo mi cariño,
         Mº Cruz

         

domingo, 15 de junio de 2014

Pan de avena y semilla de liño

Pan de avena y semilla de lino

1 y 1/2 tazas de agua templada

2 cucharadas soperas de aceite virgen extra

3 cucharadas soperas de miel

1  taza de salvado de avena
1 y 1/2 tazas de harina de trigo integral 
1 y 1/2 taza de harina de espelta
1/2 taza de harina de lino 
2 cucharadas soperas de almidón de maíz o harina de arroz
1/2 cucharadita de sal
1 sobre de levadura para pan

Si tienes la máquina de hacer pan, empieza por poner los ingredientes líquidos y después los secos y por último la levadura. Elige el programa para pan integral.

Si no tienes la máquina, mezcla los líquidos y añade poco a poco las harinas y los demás ingredientes hasta que quede una buena pasta. Déjalo que crezca por una hora y al horno.

¡Que proveche!



lunes, 9 de junio de 2014

Momentos devocionales para las vacaciones








          En el hemisferio norte se acercan las vacaciones de verano y las de invierno en el hemisferio sur. Sea como sea, en ocasiones nos encontramos con que tenemos a nuestros hijos en casa y no sabemos qué hacer con ellos. ¿Qué te parece si además de pasar tiempo de calidad como familia abrimos la Biblia para ser edificados todos con la Palabra de Dios?

          No hace falta que pasemos dos horas de estudio bíblico ni que hagamos cosas profundas. Simplemente, que abramos la Biblia junto a ellos todos los días en lo que yo llamo “momentos devocionales”. Estas ideas que te propongo no te llevarán más que unos pocos minutos al día, pero tendrán un impacto eterno en el corazón de toda la familia.


1. Escribe Filipenses 2:14 desordenando las letras en un papel. Por ejemplo “dha ed oodt ins mmunraciruoes y netinocdsa”. Trabajen como un equipo para ordenar las letras en las palabras. Memoricen el versículo como familia en la semana.

2. Sirve un vaso de leche. Pregúntales a tus hijos si tomar solo leche es suficiente para su crecimiento. Explícales que Dios desea que sus hijos crezcan espiritualmente y hablen sobre algunas formas en las que pueden hacerlo. Lean Hebreos 5.13-14

3. Marca una línea de llegada en el patio o dentro de la casa. Asegúrate de que haya varios obstáculos en el camino. Habla sobre los obstáculos que encontramos a la hora de correr y llegar a la meta. Lean Hebreos 12:1 e intercambien ideas sobre el versículo.

4. Ayuda a tus hijos a escribir una carta o hacer un dibujo o una tarjeta a alguien que viva lejos (un familiar, un misionero, un amigo…) y compartan algo divertido que hayan hecho. Hablen sobre Proverbios 25:25

5. Hagan un concurso para ver quién puede hacer sonreír a más personas solo con sonreír primero y saludar. Recuerda a tus hijos que están extendiendo el gozo de Dios a otras personas, animándolos con nuestras acciones (1 Tesalonicenses 5:11)

6. Antes de ir a la iglesia, ora por tu pastor y su familia. Piensa en una cosa que tu familia pueda hacer por la familia del pastor para ayudarles y alegrarles el domingo.

7. Oren juntos por aquellos países en los que los que los cristianos son perseguidos. Busca información sobre uno de esos países, búsquenlo en el mapa, disfrácense, hagan comida relativa a ese país, dibujen su bandera… Puedes escoger varios países y orar por ellos específicamente.

8. Haz una acampada en el jardín si el clima lo permite o en tu salón si no es posible hacerlo afuera. Si están al aire libre, cuenten estrellas: cada vez que cuenten una, tienen que compartir una cosa por la que estén agradecidos. Si están adentro, pueden dibujar y recortar estrellas y pegarlas por el salón para hacer el mismo ejercicio. Lean 1 Tesalonicenses 5:18

9. Graba a tus hijos cantando algunas canciones de alabanza y crea un CD con toda la familia (no hace falta que canten bien, tan solo que alaben a Dios). Ten el CD en el carro y ponlo para que todos canten. Hablen sobre cómo y por qué alabar a Dios. Pueden leer Salmo 9:11; 47:6; 147:1…)

10. Escribe el Salmo 119:11 en una hoja de papel y corta cada palabra como si fuera un rompecabezas. Esconde cada pieza del rompecabezas por la casa para que los niños las encuentren y armen el rompecabezas. Memoricen el versículo juntos como familia.

11. Deja que tus hijos se pongan un poco de tu perfume o de la colonia de papá y haz que caminen por la habitación para esparcir el olor. Lee 2 Corintios 2.14-15 y hablen sobre cómo esparcir la fragancia de Jesús a otras personas.

12. Recolecta insectos en un frasco o véanlos en un libro, en internet… Estudia las diferencias en sus cuerpos, alas y patas. Habla con tus hijos sobre cómo Dios creó cada animal de la tierra (Génesis 1:24)

13. Haz que cada miembro de la familia trace el contorno de su pie en un papel. Coloreen las huellas y lean Isaías 52:7, que habla sobre lo hermosos que son los pies de los que traen las buenas nuevas. Piensen en una persona con la que, como familia, puedan compartir el amor de Dios y hablarle sobre el Evangelio de Salvación.

14. Tomen un gran vaso de jugo, leche o agua. Lean Hechos 3.19 y hablen sobre cómo Jesús refresca nuestras almas cuando confesamos nuestros pecados.

15. Den un paseo al atardecer o vean la luna desde una ventana. Explica que la luna tiene luz porque es un reflejo de la luz del sol. Explica cómo Jesús es la Luz del Mundo y cómo nosotros podemos reflejar Su gloria con nuestras palabras y acciones. Lean Mateo 5:16; Juan 8:12

16. Jueguen durante un rato a “seguir al líder” o “Simón dice”. Hablen sobre a quién debemos imitar y obedecer (Deuteronomio 13:4)

17. Pon un pañuelo en los ojos a los niños por turno y dales unas vueltas. Pídeles que lleguen hasta un árbol, la mesa o cualquier lugar que hayan determinado previamente. Quítales la venda y explica cómo aquellas personas que no conocen a Jesús son como ciegos que no saben a dónde van. Oren juntos por alguna persona cercana que aún no conoce a Cristo (Isaías 59:10)

18. Pide a los niños que muestren sus posesiones más valiosas. Pregúntales si estarían dispuestos a dárselas a alguien como regalo. Hablen sobre Juan 3.16 y cómo Dios dio Su posesión más preciosa para salvarnos.

19. Que cada miembro de la familia busque algo agradable para decir a alguien, algo que anime a la otra persona. Tomen turnos para compartir lo que hayan pensado. Lean sobre Bernabé en Hechos 11:22-26 y  1 Tesalonicenses 5:11. Hablen sobre la importancia de animarse unos a otros.

20. Da a cada miembro de la familia materiales para que puedan delinear sus propias manos en un pedazo de papel de construcción, recorta el contorno y escriban en las manos algunas cosas por las que quieran orar. Anímalos a orar todos los días. Lean Lucas 18:1-8


Ideas extraídas de Focusonthefamily.org, GoodMorningGirls.org y Ministrytochildren.com


Contenta en Su servicio,


Edurne

ElViajedeunaMujer.com