viernes, 9 de marzo de 2012

Una Casa llena de encanto (Brasil 2)

En la casa de Marisol se respira un aire muy agradable, una mezcla de buen gusto y cariño en todo lo que hace.  Pero más que eso, se respira una paz ... una inspiración.  

Ella comenta que ni siempre fue así.  Su marido, Paulo, hijo de obreros cristianos, no quería saber nada de la fe que sus padres compartían con él.  Ella, por su vez, tampoco tenía una fe viva, sino solamente algunas costumbres religiosas de tradición familiar.  

Ellos se conocieron, y al cabo de un tiempo se casaron.  Paulo continuaba a vivir la vida a su aire. Llegó a coquetear con las drogas y con el alcohol.  Sus vidas estaban lejos del ideal.  

Su suegra, una mujer de una fe viva y que predicaba con su ejemplo, de acuerdo con las palabras de Marisol, se enfermó mucho.  Tenía los días contados.  Un día Marisol le acompaño a una reunión para mujeres en la iglesia.  Allá su suegra, en medio a una enfermedad mortal, compartió a cerca de su fe, de su confianza en Jesús y que no se sentía sola.  

Oyendo su historia, en este momento, Marisol fue impactada con la verdad del evangelio.  Lo que había oído de otros teóricamente, lo estaba viendo al vivo en la vida de su suegra, una seguidora de Jesús.  Su suegra acabó falleciendo debido a su enfermedad pero dejó su fe como herencia a su nuera.  

Marisol aprendió que Dios esta vivo y que esta actuando en las vidas de los que Le permiten actuar.     La historia de su suegra también me hizo pensar en este poema tan precioso que comparto con vosotras:



En uno de los próximos continuo con la historia de Marisol.  Ahora me gustaría compartir algunos de los rincones de su casa.  Son ideas muy creativas hechas por ella misma con ayuda de algunos familiares.  

Marisol y su hija, Natalia, tambien muy talentosa.  Detrás, entre el comedor y la cocina, hay una pared muy creativa.  

Paulo, su marido, ha cortado estos círculos de diferentes tamaños en madera.  Lo han pegado en la pared y Marisol ha pintado todo de un solo color.  Es precioso y da mucha personalidad a este espacio. 

Este es un lavabo-aseo de visitas.  Lo que quiero mostrar es el baúl.  En una de las publicaciones voy a mostrar la idea preciosa que ha tenido.  Es un baúl antiguo totalmente recuperado para una gran utilidad.   Ya veréis mañana.

La casa todavía está en obras.  Marisol no tiene prisa, quiere disfrutar de crear cada rincón a su gusto.  Como veis han utilizado mucha madera en las paredes.  A mi me ha encantado el papel de pared en combinación con las maderas de la pared.   Este es el hall de entrada. 

Subiendo las escaleras, en el pasillo encontramos este cuadro precioso, pintado por ella misma.  Esta mesa fue diseñada por ella y hecha por su padre que forja metales como este.  Un rincón precioso que me hace pensar en la cosecha de nuestras vidas.  Lo que plantamos, cosechamos. 

También aquí, en el passillo del vestidor, vemos una idea muy creativa y bastante reproducible.  Ella colecionó espejos, los enmarcó ella misma y los pintó todos del mismo color.  Es precioso el efecto.

El mismo vestidor de otro ángulo.  En este se observa la silla que  ha recuperado de una tienda de muebles usados.  Ella pertenece  tan bien a este espacio, ahora que está pintada y revestida.


Otras cosas preciosas encontradas en su casa, hechas por su madre o por su hija.  Si tenéis interés en algún de estos proyectos puedo pedirles si pueden mandarnos un tutorial. 
Aquí ves cómo utilizar algunas de sus cajas.  Están por toda su casa.  Hay de diferentes materiales  (papel, tela, cuero) y sirven a muchos propósitos.  




No te olvides de dejar comentarios y promover estas serie de publicaciones.  para el sorteo de esta preciosa caja hecha por Marisol:



3 comentarios:

Mercedes dijo...

Grandioso!!! Felicitaciones por las creaciones

Begoña dijo...

Vaya idea más chula la de los espejos del vestidor.
Gracias por compartirlo.

Ana Ordoñez dijo...

Que creatividad! Hermosa casa