jueves, 29 de septiembre de 2016

Idiomas, deberes y extraescolares: ideas para mantener el equilibrio en casa



El mes de septiembre se ha presentado con varios artículos en las redes sociales y medios de comunicación acerca de los pros y contras de que los profesores carguen con tantos deberes la mochila escolar de nuestros hijos. Y sí, digo “carguen” porque cada día pesan más las mochilas de los peques que ya no llevan sólo deberes de sus centros, sino actividades de diversas academias de idiomas, música, deporte e incluso tecnología.

Desde mi sofá en Cáceres me alegro de ver a quien llaman El Mejor Profe de España, César Bona García, elegido como uno de los 50 candidatos al Global Teacher Prize en el 2015, de la Fundación Varkey Gems, salir en varios medios de comunicación advirtiendo que:

“Un niño de seis años no puede llegar con deberes a casa, tiene que disfrutar de la infancia”

Esta declaración va de la mano de sus libros. Las escuelas que cambian el mundo, uno de ellos, nos acerca a una visión basada en investigaciones académicas y experiencias personales altamente interesantes y muy válidas, dignas de considerar, especialmente por nuestros colegios, sus profesores y su dirección.

Estés o no de acuerdo, como mínimo, estas declaraciones están abriendo el diálogo entre padres, profesores, alumnos y centros para ver las posibilidades que todos buscamos- poder aportar un mejor rendimiento y calidad de educación para nuestros hijos, y cómo no, un ambiente más libre de agobios y estrés. De echo se trata de mucho más que cambiar la forma de hacer los deberes, ¡pero por algo hay que empezar!

Otra paisana mía de Fort Worth, Texas, Brandy Young, una profesora de segundo de primaria, ha mandado una carta a los padres de su clase que ha dado la vuelta a las redes sociales este pasado mes. No es la primera en mandar notas de esta índole, pero sigue asombrando a los padres y a los medios de comunicación.

Queridos Padres,

Después de estudiar a fondo este tema durante el verano, voy a probar algo nuevo. Los deberes consistirán solamente de la tarea que su hijo/a no haya terminado durante la clase. Este año no habrá ningún tipo de deberes o tareas asignadas de forma oficial. Las investigaciones no han logrado demostrar que mandar tareas a casa aumente el rendimiento de los alumnos. Más bien, pido que paséis las tardes haciendo cosas que las investigaciones confirman están relacionadas con el éxito de los alumnos. Cenad juntos en familia, leed juntos, jugad al aire libre, y acostad a vuestros hijos temprano.

¿En qué coinciden los profesores?

La lectura, la creatividad y el esfuerzo son los mejores hábitos para crear. Porque de eso se trata, conseguir que nuestros hijos puedan crear un mundo mejor. Para ello también deberán emplear el juego, el tiempo libre, la buena alimentación y los hábitos de ejercicio y bienestar. Nuestra parte queda en que para lograr todo ello deberán ser apoyados por nosotros, sus padres.

Todos coincidimos en que la disciplina y responsabilidad de completar tareas diarias, el repaso mismo de las tareas de clase y los buenos hábitos en general, son valiosos. Pero no todos estamos de acuerdo en la forma práctica de llevar a cabo esa hazaña en el tiempo fuera de clase. Mientras sigue el debate, a las familias nos toca hacer un poco de malabarismo para llevar con más sonrisas que lágrimas ese gran reto de CRECER, APRENDER Y CREAR!

Áreas que solemos incorporar en las vidas de nuestros hijos durante el año escolar: IDIOMAS, DEPORTES, MÚSICA y BELLAS ARTES.

¿Podemos hacer esto sin estresarnos? Para guardar el equilibrio deberemos conocer a cada uno de nuestros hijos de forma integral. Cada niño y adolescente tiene un temperamento distinto con distintas aptitudes e intereses. El tiempo extraescolar es una gran oportunidad de que fluya la CREATIVIDAD y se ENCIENDAN LAS LUCES DE LA CURIOSIDAD Y EL TALENTO que llevan dentro. Desde los más pequeños hasta los adultos de casa, dependerá de la ACTITUD DE LOS MAYORES cómo afectarán estas actividades al bienestar de los miembros de la familia.

Algunos niños y adolescentes se sentirán motivados por horarios y actividades, estos deberán aprender a guardar un equilibrio. Otros se quedarían en casa delante de una pantalla o un buen libro sin mirar el reloj y deberán ser motivados a incorporar ALGUNO de estos elementos con una rutina sana. Nuestra tarea será convencerle de que a la larga será bueno para él o ella e incluso divertido. En estos casos será muy importante hablar y ESCUCHAR a tu hijo o hija, y evitar forzar, ya que serás tentado a apuntarle a lo que a ti te parezca sea lo mejor para él o ella. En estos casos puede que tengan que intentar varias actividades hasta encontrar su lugar. ¡Sé positivo y sé paciente!

¡Aquí tienes algunos de mis TIPS para cada área! YO HE AÑADIDO ESTAS 4 ÁREAS: TIEMPO LIBRE, DEBERES, BUENOS HÁBITOS y TIEMPO EN FAMILIA

IDIOMAS – Los niños son TODOS DIFERENTES. La clave no está en la mejor academia o lo que digan los padres de Lucía o la vecina del cuarto, sino en tus propios hijos. Primero habla con ellos de la meta. Si la meta es que quieren mejorar su inglés o que alguien les ayude a hacer las tareas del cole, conoce bien las metas y objetivos de la academia o las clases de inglés a las que apuntas a tus hijos. Si va a ser más “busy work” o más del mismo tipo de ejercicios como los de su profe en el cole, puede que sea un tiempo mal invertido. Escucha a tus hijos los primeros días. Hay muchas maneras de mejorar el inglés en casa con juegos interactivos, música o juegos con hablantes nativos. ¿Hay algún deporte que se ofrezca en inglés en tu comunidad por ejemplo? Mata a dos pájaros de un tiro.

DEPORTES– Para algunos el deporte es tan necesario como el agua misma. Si este es el caso de tu peque o adolescente seguro que ya lo sabes. Fíjate bien en los entrenadores y en la forma de llevar el equipo. Los deportes son muy buenos para aprender a ser buenos compañeros, tener una competitividad sana y un buen espíritu deportivo. Si ves que los adultos no respetan a los niños o que no se trasmiten buenos valores, no dudes en cambiar de equipo o deporte. No obligues a niños que llegan a casa de una actividad deportiva desanimados y desmotivados con frecuencia a que sigan en ella. Puede que tenga otros intereses y que disfruten mucho más en otro tipo de actividad.

MÚSICA Y ARTE– Este es un tema delicado, ya que para perfeccionar estas habilidades y destrezas hace falta un grado alto de compromiso y dedicación, y muchas veces por falta de madurez nuestros hijos se dan por vencidos demasiado pronto. Por eso deberás tener una buena mano izquierda para no agobiar a tu pequeño Picasso o Mozart. Muéstrale con frecuencia los resultado de buenos músicos y artistas y hablad de cómo el esfuerzo da su fruto a su tiempo. Deberás ser sabio en saber como motivar a a tu hijo o hija para que no tire la toalla sin obligarle demasiado. A mis cuarenta y tantos me hubiera gustado que mi madre me hubiese obligado un poquito más a seguir con mis clases de piano. Hoy toco el piano de oído un poquito y admiro a los que tocan obras maestras, ¡esa podría haber sido yo!  Lo cierto es que mi madre lo hizo bien. Me animó a seguir, insistió que acabara el primer curso, pero no me obligó a seguir. Yo tomé mi decisión y sigo amando la música. Cómo padres tenemos que ser sensibles y dar libertad. TODOS conocemos a ese niño que ensaya con lágrimas y a quien hace años dejó de apasionarle la música que a regañadientes toca.

TIEMPO LIBRE- ¡Este es tan importante como los demás! Imagínate que como adulto no tuvieras ni una sola hora en tu día para hacer lo que quisieras. Dar volteretas en el salón o cantar en el espejo pueden ser los ratos más disfrutados en casa. Asegúrate de proveer un tiempo libre adecuado para cada miembro de la familia.

DEBERES– Esta es una área en la que solemos tener poco control. Si tienes un profe como César Bona tendrás más tiempo de aprovechar el resto de las áreas, pero si has caído en la clase de la Señorita Rottenmeier mi recomendación es que ofrezcas todo el apoyo posible a tu hijo o hija. En este caso tal vez los profesores asignen largos ejercicios. Ayúdales con tu ánimo y si consideras que es demasiado para ellos puedes hablar con el profesor después de mostrar vuestro mejor esfuerzo. ¡Una palabra dicha con gracia es como una manzana de oro en la boca! Evita los enfrentamientos con el profesor y rinde tu apoyo tus hijos.

BUENOS HÁBITOS– Este parece obvio, pero son más los profesores que detectan que nuestros hijos duermen poco, están demasiado conectados a redes sociales e internet y consumen desproporcionadas horas de televisión. Si no tienes un plan para controlar esto en casa, estos se apoderarán del tiempo de tus hijos y de sus prioridades. Infórmate y ayuda a los jóvenes en casa a tomar el control. ¡OJO que esta área puede hacer mucho daño a la larga!

TIEMPO EN FAMILIA Y LECTURA- Termino con el más importante. Salir a pasear por la noche, jugar un juego de mesa, leer juntos, pasar ese ratito acostando a tu hija o hijo con una última charla de la noche bajo la luz de la luna, hacer una sencilla oración para dar gracias por las bendiciones e interceder por personas menos afortunadas, son cosas que a la larga aportarán un valor inmensurable a la vida de tus hijos. Estos son los regalos diarios que llegan a ser un legado individual y valioso, más que cualquier obsequio de kiosco. No lo pases por alto.


No hay comentarios: