viernes, 25 de marzo de 2016

Aceptándonos como somos - con receta de hidratación



A medida que crecía, me miraba al espejo y veía mi pelo rizado, abultado y diferente de mi hermana y primos.  Uff ...  Esto me desilusionaba mucho.  Mi madre siempre me lo dejaba cortito para evitar esa imagen "frizz" ... mis amigas se reían de ello.  Si crecía un poco, me obligaban a llevarlo recogido. 


Fui madurando y odiaba mi pelo.  Empecé a emplear secadores y planchas.  Gastaba mucho en la peluquería.  Tenía un complejo inmenso de mi misma.  Nunca salía de casa sin alisarlo y si no me daba tiempo, pasaba el día fatal. 

El año pasado, sí solamente el año pasado, estaba leyendo un blog.  Decía: "si nuestro pelo es rizado es porque Dios ha visto que así somos más bellas."  Una nueva paz inundó mi corazón.  Inmediatamente hablé con Dios y que me perdonara por estos pensamientos tan sin sentido.  Le he entregado mis complejos, es como si los llevara a la cruz, donde están todos mis dolores.  Jesús se entregó por mi. 

Dios me ha creado con todo cuidado, haciéndome bella de una manera única. Me miro ahora y me encanta mi pelo rizado y no me lo puedo imaginar de otra manera.  ¿Cómo he podido despreciar el cuidado de Dios en crearme como soy? 

El Hijo de Dios ... me amó y se entregó a si mismo por mi. 
Gálatas 2:20

Te animo a entregar tu vida y todas tus inquietudes en las manos del Señor.  Lleva todas tus ansiedades, tus miedos y temores a la cruz de Cristo.  

Os dejo una receta de hidratación que hago para mi pelo, que también puede ser utilizado para pelos deshidratados por tintes, por el sol, etc.  La cantidad va de acuerdo con mi pelo, que es corto.  Si tienes pelo largo, doblar la cantidad. 

Mascarilla de Hidratación


1/2 aguacate en puré
1 + 1/2 cuchara de miel
1/2 cuchara de aceite de coco o de oliva virgen extra
1 cuchara de mascarilla de tu preferencia

Mezclar todo y aplicar al pelo lavado, no llegando a la raíz.  Dejar 20 minutos envuelto en una gorra térmica, o puedes utilizar papel de aluminio o plástico transparente.  Aclarar y secar como de costumbre.

En caso de pelo rizado, utilizar una crema después para finalizar y facilitar el peinado. 

** Si tu pelo es grueso, utilizar media cuchara de azúcar, y no miel