sábado, 14 de marzo de 2015

Enseña a tus hijos a tener su tiempo diario con Dios









Proverbios 22:6

Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.


Como padres, tenemos la responsabilidad de enseñar a nuestros hijos a tener su tiempo diario con Dios. Mientras todavía son pequeños y no saben leer bien, lo ideal es que compartan ese tiempo con papá o con mama; que los padres puedan leer con ellos una porción corta de la Biblia cada día y juntos traten de explicar el significado del pasaje y la aplicación práctica para la vida del niño.

Pero, a medida que van creciendo, tenemos que animarlos a que puedan tener su tiempo diario con Dios de manera independiente y ayudarlos a que puedan formar el hábito de tener su devocional.


Para ello, hay varias cosas que puedes hacer: 


1. Escoger el momento del día y la porción de lectura  


Escojan un momento al día para que tenga su tiempo a solas con Dios: puede ser en la mañana si tiene suficiente tiempo antes de ir al cole, en la tarde justo antes de comenzar su tarea escolar, antes de acostarse… echen un vistazo al horario del día y decidan qué momento es mejor. Escojan también qué libro de la Biblia va a ir leyendo (es mejor leer un libro seguido que porciones sueltas) y cuántos versículos va a leer por día dependiendo de su edad.



2. Proveer los materiales necesarios


Por supuesto tiene que tener una Biblia, un cuaderno y un lápiz. Puede tener también algunos recursos extra como libros de historias bíblicas, videos, música de alabanza… de nuevo, depende de su edad. Recuerda es que la intención es que tengan este tiempo solos. Así que pon a su alcance todo lo que pueda necesitar para su tiempo devocional sin que tú tengas que intervenir.



3. Explicar el proceso del devocional


La forma más habitual de hacer un devocional es:

- Orar para que Dios nos ayude a entender el versículo
- Leer el versículo varias veces para saber lo que dice
- Pensar cómo se relaciona ese versículo con nuestra vida.

Para ayudar, especialmente a los más pequeños a hacer esto, escribe en su cuaderno la porción que van a leer junto a algunas preguntas que le ayuden en el proceso del devocional –


Ejemplo 1



Ejemplo 2 -





4. Incentivar a compartir lo aprendido


Dale un tiempo para que te cuente lo que ha aprendido en su tiempo devocional, contestar sus preguntas, explicar cosas que no haya entendido, ayudarle a buscar una aplicación si no ha encontrado ninguna… No olvides que el aprendizaje es un proceso.



5. Predicar con el ejemplo 


Si tu hijo no te ve tener tu tiempo devocional con el Señor, si no te ve orar, no te ve leer la Biblia… no esperes que él lo haga. Siempre será más fácil que ellos imiten lo que los padres hacen así que tu ejemplo va a ser vital para que ellos aprendan a tener su tiempo con Dios.



Contenta en Su servicio,


Edurne



3 comentarios:

Sílvia dijo...

Desde luego, el ultimo punto es el mas importante: predicar con el ejemplo. Nosotros hacemos homeschooling con nuestros tres hijos y la palabra de Dios y la oración son lo primero del dia (despues de desayunar y asearse). Leemos juntos, unos versiculos cada uno, y al terminar cada uno explica lo que entiende o le gusta de ese pasaje. Yo pienso que es nuestra responsabilidad inculcarles el hábito de pasar un tiempo con Dios, y también de poder contarles nuestras experiencias diarias con Dios, para que vean que Dios es Dios de cosas grandes (como cuando te comprasun coche o una casa y pides su dirección) y es Dios de cosas pequeñas también (como cuando pierdesalgun objeto cotidiano, o no encuentras aparcamiento, o hay algun problema domestico) . Me ha gustado mucho tu escrito. Bendiciones desde España. Me encanta ver que encuentro a mujeres que a pesar de las distancias geograficas y las diferencias culturales, tenemos un nexo en común, que es el Espíritu Santo. Maranatha!

Mara dijo...

Muchas de nosotras, las colaboradoras, estamos en Espana tambien. Si, nuestros hijos son importantes para Dios y debemos ensenarles desde pequenos lo cuanto Dios les ama, tanto verbalmente como por nuestro propio estilo de vida. Besitos.

Teacher Valeria dijo...

Muchas gracias por este artículo, de bendición. Lo estoy compartiendo.