miércoles, 14 de agosto de 2013

Un paseo por el cielo ... Parte 1

“ Más nuestra ciudadanía está en los cielos….”




La Palabra de Dios, no dice mucho de cómo es el cielo, el lugar donde iré después de mi muerte, tener esta certeza me ayuda a vivir con plenitud en esta vida de tránsito, en esta tierra que Dios ha creado. Con los datos que he podido extraer de la Palabra de Dios, he intentado dar unas pinceladas para pintar un cuadro del Cielo, es incompleto, pero a mí me ha aportado la serenidad de conocer un poco más del lugar que Dios me ha preparado para estar con EL.

Durante estos últimos años, me he preguntado, me han preguntado que sabía del cielo, como puede ser el lugar donde esta Ramón ahora.

Por ello, quiero compartir contigo mis preguntas, mis repuestas y mis dudas. Solo puedo anticipar a través de mi imaginación, el lugar donde sé que iré.
-                    Cuando muera ¿A dónde iré?
-                    ¿Seguiré manteniendo mi identidad?
-                    ¿Mi alma estará consciente  o inconsciente?
-                    ¿Tendré  emociones?
-                    ¿Podré hablar directamente con Dios?
-                    ¿Tendré cierto conocimiento de lo que pasará en la Tierra?
-                    ¿Tendré noción del tiempo transcurrido?
-                   ¿Conoceré a las personas que he amado en la Tierra y  que me han        amado?
-                    ¿Tendré cuerpo físico?

Sé que la Nueva Tierra, será mi morada final, pero hasta entonces ¿qué pasará?

Dios creó a Adán como un cuerpo y soplo espíritu en dicho cuerpo, puede ser que entre mi vida terrenal y mi resurrección corporal, Dios pueda concederme una forma física que me permitiría funcionar “como ser físico”,  mientras este en ese estado, esperando la resurrección de mi cuerpo.

El lugar donde iré es celestial, en este lugar mora Dios, los ángeles y las personas que han muerto y que han aceptado el amor de Dios. Los ángeles pueden existir en el mundo físico, aunque viven en el mundo espiritual.

He sido creada como un ser físico y espiritual, por ello me es muy difícil imaginarme solo como un ser espiritual,  y me es difícil anticipar lo que no puedo imaginarme. Creo que por ello Dios presenta el Cielo con formas físicas, con las cuales yo puedo identificarlas como un jardín, una ciudad, un reino, ¿son simple analogías? para que pueda anticipar como es cielo. ¿O pueden ser lugares posibles?

Considero que el Cielo no es un culto sin fin, no seré un ángel ni estaré volando por las nubes.

Dios me anima en su Palabra, a que pueda imaginarme  lo que puede ser estar en su presencia, El puso en mí el deseo de eternidad, El dice “ Cuando muero, el cuerpo va a la tierra y queda durmiendo, pero el espíritu vuelve a Dios quién lo creo” olvido con facilidad que esta vida es de tránsito, mis preocupaciones, ocupaciones y objetivos que me ocupan diariamente me demuestra que es difícil vivir con las miras en el Cielo.

Mi identidad, no se va a quedar en la tierra, solo este cuerpo, por eso es importante que desarrolle, que ponga en prácticas los dones espirituales que Dios me ha concedido, en su presencia daré cuenta a Dios,  si los he enterrado o los he potenciado, para dar la Gloria a Dios y ser de bendición a los demás.  

Jesús cuando resucito, ascendió al Cielo con un cuerpo físico, me anima a  pensar que pueda existir con un cuerpo físico en el Cielo. Puedo pensar que si el Cuerpo de Cristo en el cielo puede tener propiedades físicas, quizás podría tener un cuerpo físico, aunque fuera temporal. Imagino, que otros aspectos del cielo, también pueden tener forma física. Cristo es visto de pie a la mano derecha de Dios.

En el relato del hombre rico y Lázaro Jesús le atribuye propiedades físicas a las personas que han muerto. Aunque esto puede ser figurativo, quizás este describiendo la vida después de la muerte física.

Cierro mis ojos y me imagino, flores que no se marchitan, montañas al atardecer, personas sonrientes .....¿es solo un sueño?


 Comparto con el escrito C.S. Lewis que “Pensar en el cielo, imaginarme no debe implicar, dejar de forma deliberada la realidad…” creo que tener la certeza en mi destino, hace que mi vida terrenal este enfocada que aunque Dios está en la meta, elijo que también Dios este en mi camino a diario

Continuo en la próxima semana  ...


No hay comentarios: