miércoles, 27 de marzo de 2013

La pasión de Cristo.





La belleza de la flor de maracuyá y su espectacular diseño encantaron a los Jesuitas que decidieron utilizarlas   haciendo corresponder cada una de las partes de  flor de  la pasiflora con un cierto aspecto de la Pasión de Cristo:   
 Los tres estigmas - los tres clavos que prendieron Jesús a la Cruz, las cinco anteras -  las cinco llagas, la
corona floral - la corona de espinos, las hojas palmeadas y los zarcillos simbolizaban las lanzas y los látigos de los perseguidores de Cristo y las brácteas a la Santísima Trinidad. Además, los tonos de morados de los filamentos  simbolizan la sangre derramada por Jesús y son utilizados  por los cristianos durante la  Semana Santa.
La historia cuenta que en el siglo XVll el Papa Pablo V se quedó maravillado cuando recibió un ramo de  flores  de maracuyá y ordenó que fuesen cultivadas en Roma: las flores que vinieron de Sudamérica fue una señal de  que el evangelio era  para ser predicado también en el “Nuevo Mundo”. En la simbología cristiana, el formato redondo del fruto corresponde al mundo de pecado que Cristo entregó su vida para salvarnos. La naturaleza creada y protegida por Dios es enviada por Él para anunciarnos su amor y cuidado cariñoso a cada día: esto nos enseña este Salmo.

 “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento proclama la obra de sus manos. Sin palabras, sin lenguaje, sin voz perceptible, por toda la tierra resuena su eco, ¡sus palabras llegan a los confines del mundo!” Salmo 19:1,3 y 4.

Y como podemos aprender  ahora también lo hace con la flor de Maracuyá que nos acuerda que Jesús vino murió y Resucitó para nos salvar y es nuestro camino hacía el Padre.  Que el Espíritu nos ilumine y nos ayude a comprender la dimensión de la Obra de Cristo.





¿Qué os parece se  hacemos y degustamos un riquísimo mousse de Maracuyá?  Y así acordarnos de el precioso regalo de salvación que Cristo nos dado.



Mousse de Maracuyá



El maracuya es natural de Sudamérica siendo Brasil  su mayor productor teniendo unas  150 especies. Posee un aroma  tan penetrante y maravilloso que es utilizado por varias empresas famosas para crear nuevos perfumes, entre ellas  Victoria`s Secret, Mary Kay, con  el nombre de passion fruit. Se utiliza apliamente en la culinaria brasileña tanto en platos dulces como platos salados. Hoy os daré una mousse muy fácil y rica que hace parte de todas las fechas festivas de mi casa.
Ingredientes
2 maracuyás brasileños grandes o 3 medios (los hay en Alcampo)
1 Lata pequeña de leche condensada.
1 bote de nata para montar.
Para el almíbar
2 cucharadas soperas de azúcar.
 Pulpa con semillas de maracuyá.
50ml de agua.

Modo de preparo:
Lavar los frutas, secar y cortar por la mitad, con una cuchara retirar la pulpa (es espesa se parece a clara de huevo), separar dos cucharas para hacer el almíbar. Batir el restante de la semilla con 100ml de agua, colar e reservar este zumo. En la licuadora  verter la leche condensada,  la nata y el zumo. Batir por 3 minutos. Verter en  las tarrinas, dejar enfriar en la nevera por 2 horas.
 Mezclar la pulpa con semillas de maracuyá con el azúcar, el agua y llevar al fuego en ebullición por 3 minutos. Dejar que se enfrié en la nevera, taparlo con papel film porque huele mucho.
Servir decorado con  el almíbar.


¡Os deseamos una Feliz Pascua!





No hay comentarios: